SDE / NOTICIAS

Sergi Enrich será jugador del Eibar hasta 2022

El delantero balear se siente “feliz” porque “quería quedarme en casa y darlo todo por este escudo”

Volver

10/05/2019 10:50

Sergi Enrich ha renovado su contrato como jugador armero hasta 2022 y completará siete temporadas como jugador del Eibar, club al que llegó en verano de 2015.

“Me siento muy feliz. Es un orgullo seguir vistiendo esta camiseta como siempre he hecho. Quería quedarme en casa y darlo todo por este escudo”, ha declarado el delantero balear a los medios oficiales del club.

“Tengo que agradecer al club la confianza que siempre me ha dado desde que llegué hace cuatro años hasta ahora. Estoy muy orgulloso. He puesto mi granito de arena para que el Eibar esté donde está, el club lo ha valorado mucho estos años y yo también. Las dos partes estamos felices”.

Enrich ha confesado que tenía “una ilusión, que era irme a la Premier League y tenía opciones”, pero “he priorizado otras cosas como estar a gusto, estar feliz y sentirme muy valorado”. “Somos una familia y hay que mantener el ADN del Eibar: el compromiso, el trabajo y la humildad”.

“Mi primera opción siempre ha sido el Eibar y así lo he trasladado durante este periodo. Creo que he conectado muy bien con la afición. Me quieren y yo los quiero a ellos. Quiero decirles que son un pilar muy importante en el Eibar”.

“Sé que ha habido esa incertidumbre de que me iba. Muchos aficionados pensaban que tenía medio pie fuera, pero he priorizado otras cosas. En el fútbol no todo es el dinero, también estar feliz, a gusto y sobre todo estar valorado por un club. Me siento muy valorado tanto por el club como por la afición. Que sepan que el ‘tanque’ Sergi va a seguir dándolo todo por este escudo, defendiendo la camiseta a muerte. Aún nos quedan muchas cosas bonitas por hacer juntos”.

Sergi Enrich destaca haber “crecido mucho” deportiva y personalmente en los cuatro años que lleva en Eibar. “Creo que he conseguido consagrarme en Primera División, que es lo que quería. También he crecido como persona. El Eibar me lo ha dado todo para poder disfrutar de esta profesión, del fútbol en Primera División. Somos una familia, aquí nadie es más que nadie. Creo que eso tiene que seguir muchos años”.

El jugador de Ciutadella tiene claro que, si le llegan a decir en 2015 que iba a seguir jugando en un equipo de Primera División cuatro años después, no se lo habría creído. “Es muy difícil lo que he hecho, consagrarme en un equipo de Primera División, jugar tantos partidos. Llevo más de cien partidos en La Liga, algo que es muy difícil. Me lo he ganado a pulso, nadie me ha regalado nada”.

“He venido desde abajo, desde el otro fútbol, y sabía desde el principio que el otro fútbol no lo quería tocar más. Quería seguir disfrutando del fútbol en Primera División y creo que lo he conseguido con creces. He tocado casi todas las categorías del fútbol, partiendo de Tercera División con el Mallorca. Segunda B y Segunda, donde pasé muchos años”.

“Cuando tocas la Primera División te das cuenta de la calidad que hay en esta competición. Se vive de otra manera y sabía que no quería bajarme de esta nube con la que siempre había soñado. El trabajo y la humildad que siempre he prestado allí donde he estado me han dado estos frutos”.

Preguntado por el éxito del Eibar en las últimas temporadas, ha destacado que “hay que mirar mucho al primer año”. “Vino Mendi, hubo muchos fichajes con mucha gente que venía de Segunda División sin saber si iba a jugar en Primera o Segunda y que aun así apostó por el Eibar. Fue fundamental ese año en el que nadie daba un duro por nosotros y mantuvimos la categoría de diez. Estuvimos muy bien todos y ahí el míster fue fundamental”.

“Desde ahí todo ha sido más fácil porque el Eibar ha podido ingresar más dinero y llevamos ya cinco años seguidos en Primera. El objetivo del club siempre va a ser la permanencia. Dentro de esta permanencia, los jugadores y el míster somos ambiciosos y siempre queremos lo mejor para este club y para nosotros. Hemos hecho muy buenas temporadas quedando en buena posición y eso tiene que ser la tónica del Eibar y de esta familia. Seguir creciendo poco a poco, con los pies en el suelo y sabiendo que el objetivo es la permanencia”.

Con el paso de las temporadas, Sergi Enrich se ha ido consolidando como una figura clave en el vestuario armero y ahora es uno de los capitanes. “Hay gente que lleva muchos años en el club y eso es importante. Nosotros estamos para ayudar a los nuevos, intentar que ellos se acoplen lo más rápido posible en el equipo y que sepan que el Eibar es trabajo, humildad y seguir trabajando juntos”.